Cibertermopilas

De Epistemowikia
Saltar a navegación, buscar

Tras altar-barrikada algunos oyentes se medio quejaron de que no quedó clara la historia de Leónidas y sus 300 en las Termópilas.

La historia es así:

Llegan los emisarios de Jerjes, sólo piden un poco de tierra y un poco de agua, fácil ¿no?

No, pues eso significa subordinación, sumisión, aceptar que él es el soberano y los orgullosos espartanos no están dispuestos a tener más soberano que aquel que ellos decidan.Así pues la guardia se divierte: ¿quéreis tierra y agua? ¡Tomad toda la que querais! les dicen mientras les arrojan a un pozo profundo.

Un inmenso ejército, como hace años, lustros, décadas que no se ha visto entra en la Hélade por el norte. Leónidas sabe que la única oportunidad es pararles en la zona montañosa donde el terreno jugará a favor de los griegos y el número no contará. Consulta a los sumos sacerdotes. No se puede combatir durante las sagradas fiestas de la Carneia.

¡Corruptos! El rey no es tonto, sospecha, y con razón, de que han sido sobornados para dar una respuesta negativa.

¿A dónde vas mi rey?

A pasear, esposa mia

¿Por donde? -las mujeres espartanas son fuertes y saben dar a su voz un tono de indiferencia que oculte su profunda inquietud y temor

No sé, por el norte, parece que hace bueno por allí

Cualquier otra se pondría de rodillas delante de él - No vayas mi amor, si me quieres quédate- Mas ella, sin el menor asomo de duda le recita la fórmula de la despedida a los soldados que parten al campo de batalla

¡Espartano! Vuelve con tu escudo...

O sobre él

Y da media vuelta, sin mirarle marchar, sabiendo que nunca más le va a volver a ver.

El calor es agobiante, marchan, en silencio, todos saben a lo que van, a defender la democracia, la razón contra la fuerza...

Todos saben que 300 son muy pocos, demasiado pocos, frente a un ejército que les supera en una proporción de quizá 20 a 1.

Sin embargo marchan.

Se encuentran con otros griegos que también van al norte.

¡Qué pocos soldados traes Leónidas!

¿Pocos? ¿Tú crees?

Tú, jonio ¿qué eres?

Pescador

¿y tú focio?

Panadero

¿y tú corintio?

campesino

Espartanos, ¿qué sois?

Y de sus gargantas truena una sola voz:

¡Soldado!

Vaya, parece que al final traigo yo más soldados, sonrie a medias Leónidas...

La zona, un desfiladero entre la montaña y el acantilado, es perfecta. Un grupo de hombres decididos peleando como uno solo ¿qué es lo que no podrá conseguir?

Los espartanos se relajan, el miedo no forma parte de sus sentimientos habituales, al fin y al cabo ¿qué tiene el miedo que aportarnos? Cuando llama a la puerta si la confianza sale a abrir ve que no hay nadie...

Licencia


Cc-by new white.png


Los contenidos de esta página están publicados con la licencia Atribución 2.5 Genérica de Creative Commons, conocida como CC BY 2.5 Genérica.
Puedes consultar el texto legal aquí
y un resumen en castellano aquí.