Epistemowikia
Revista «Hiperenciclopédica» de Divulgación del Saber
Segunda Época, Año IX
Vol. 8, Núm. 3: de julio a agosto de 2014
Epistemowikia es parte de
Logotipo de CALA Virtual
CALAALA | Communitas | Evolvere
Editio | Epistemowikia | Exercitatio | Fictor | Flor
Epistemowikia no se hace responsable ni se identifica necesariamente con el contenido ni las opiniones expresadas por sus colaboradores.
La Universidad de Extremadura no se hace en ningún caso responsable de los contenidos publicados en Epistemowikia.
Ni la Asociación Conocimiento Comunal (CONOMUN) ni el Grupo de Investigación de Ingeniería Telemática Aplicada y Comunicaciones Avanzadas (GÍTACA) se hacen en ningún caso responsable de los contenidos publicados por terceros.

Inicio | La revista | Índex | Hemeroteca | Búsquedas | Quiénes somos | Contacto | Publica

Conde Estruch

De Epistemowikia

Aunque se suele decir que las leyendas de vampiros, palabra creada en el siglo XVIII, proceden de Transilvania (Rumanía), lo cierto es que ya existían en España en el siglo XII. Concretamente en el Ampurdán, en una villa llamada Llers, cerca de la actual frontera con Francia.

El vampiro se llamaba Estruc, el conde Estruc (nombre que con el tiempo derivó en Estruch), un apellido de procedencia occitana, Astruc (estrella) y con algunas ramas judías.

Era el año 1173 cuando un anciano noble, el conde Estruc, falleció asesinado y regresó a la vida convertido en un vampiro de aspecto joven y seductor. En aquella época Cataluña pertenecía a la Corona de Aragón, reinaba Alfonso el Casto pero dada su juventud Guillem de Torroja era su tutor y regente, además de Obispo de Barcelona.

Una leyenda escalofriante

Extraño relieve sobre el dintel de la puerta del castillo
Extraño relieve sobre el dintel de la puerta del castillo
Ruinas del castillo de Llers, donde transcurrió la leyenda
Ruinas del castillo de Llers, donde transcurrió la leyenda

El conde Estruc aterrorizó la llamada Cataluña Vieja durante muchos años, la Cataluña llamada así porque era cristiana y no musulmana como la parte sur que poco a poco se iba incorporando de nuevo al cristianismo y a la obediencia barcelonesa. Una Corona de Aragón que poseía en la Occitania tierras nobiliarias (no soberanas) en la que apareció el catarismo.

Era una época confusa, con antiguos vestigios paganos (el vampirismo ya existía en la mitología griega), la herejía cátara y su consiguiente persecución inquisitorial, el acecho del Islam. Se cuenta que durante generaciones era frecuente en tierras catalanas que las madres asustaran a sus hijos rebeldes con llamar al conde Estruc si no eran buenos.

Decíamos que este vampiro era muy seductor, las mujeres caían rendidas entre sus brazos y otros órganos más viriles quedándose embarazadas y pariendo monstruos al cabo de los nueve meses reglamentarios que fallecían no más nacer.

El escalofrío duró hasta que una anciana religiosa encontró su sepulcro y le dió muerte. El vampiro desapareció de las comarcas y no se volvió a levantar por las noches de su tumba. Otras versiones dicen que fue un judío que rompió el hechizo, pero aún así la leyenda perduró durante siglos.

En 1991 apareció una novela dedicada a nuestro seductor vampiro, Estruch de Salvador Sáinz y varios cuentos más del mismo autor.

No es el único mito vampírico de la Península Ibérica porque tenemos los Dip (los perros vampiros de Pratdip, Tarragona) y la Guajona de Cantabria.

Se ha especulado mucho sobre el origen de la leyenda, pero la hipótesis más creíble es la que estuviera relacionado con el catarismo en Occitania que la Iglesia de Roma condenó llevando a la hoguera a miles de sus fieles. Muchos de ellos huyeron a Cataluña, como los Astruc convertidos en Estruc al cambiar de patria. De los cátaros se contaban muchas historias macabras para justificar su persecución, tal como ocurriera con los primeros cristianos en la Roma de los Césares.

Se sabe que se les acusó de servir a Lucifer, de practicar actos satánicos y toda clase de aberraciones. Esa calumnia en el caso de Estruc se convirtió en leyenda con el paso de los años, llegando hasta nuestros días convertida en relato de vampiros.

El castillo de Llers, donde transcurrió la leyenda, fue destruido en la Guerra Civil española a causa de una explosión de la Iglesia, situada al lado del mismo, que fue utilizada por los republicanos como polvorín. El pueblo fue asimismo arrasado por dicho motivo.

Referencias

  1. Tali Carreto, "Dossier Vampirismo" Revista Freek, Cádiz (20 de febrero 2006)
  2. Angel Gordon, El gran libro de los vampiros, Morales y Torres editores.
  3. Miguel C. Aracil.Vampiros, mito y realidad de los no-muertos, Editorial Edaf, S.A.
  4. Jordi Ardanuy y otros autores. Vampiros: magia póstuma dentro y fuera de España. Barcelona, Luna Negra, 1994.
  5. Salvador Sáinz, El Cine de Drácula, FantCast , 2007
  6. Salvador Sáinz, Estruch, Transylvania Express, 1991 (novela)

Licencia




Los contenidos de esta página están publicados con la licencia Licencia Arte Libre (LAL) 1.2
Eres libre de copiar, distribuir, comunicar, ejecutar públicamente la obra y hacer obras derivadas
Debes reconocer y citar la obra de la forma especificada por el autor o el licenciante. Al reutilizar o distribuir la obra, tienes que dejar bien claro los términos de la licencia de esta obra.
Una explicación sencilla y en español de la licencia para usuarios no iniciados en derecho está disponible aquí.



Herramientas personales
Otros idiomas