Epistemowikia
Revista «Hiperenciclopédica» de Divulgación del Saber
Segunda Época, Año IX
Vol. 8, Núm. 3: de julio a agosto de 2014
Epistemowikia es parte de
Logotipo de CALA Virtual
CALAALA | Communitas | Evolvere
Editio | Epistemowikia | Exercitatio | Fictor | Flor
Epistemowikia no se hace responsable ni se identifica necesariamente con el contenido ni las opiniones expresadas por sus colaboradores.
La Universidad de Extremadura no se hace en ningún caso responsable de los contenidos publicados en Epistemowikia.
Ni la Asociación Conocimiento Comunal (CONOMUN) ni el Grupo de Investigación de Ingeniería Telemática Aplicada y Comunicaciones Avanzadas (GÍTACA) se hacen en ningún caso responsable de los contenidos publicados por terceros.

Inicio | La revista | Índex | Hemeroteca | Búsquedas | Quiénes somos | Contacto | Publica

Las leyendas urbanas se mantienen con vida por el atractivo del miedo y por Internet

De Epistemowikia

  • Las leyendas urbanas sobreviven gracias al poder que ha ejercido siempre en el hombre lo aterrador.
  • Alberto Granados y Raúl Palacio han recopilado las más célebres.
  • Los autores reconocen que algunas de ellas se han hecho realidad.

Un caballero montado en su caballo ve a una joven sola entre unas posadas. El jinete se detiene ante la chica y la sube con él, y así comienzan juntos el camino hasta que la joven, montada a su espalda, le advierte del peligro de la curva que están a punto de tomar. El jinete, advertido por la chica, la toma con cuidado y se salva de lo que hubiera podido ser su muerte. Se gira entonces para dar las gracias a la misteriosa joven, pero ella ya no está. Era la Edad Media y la que acabaría siendo la leyenda urbana más famosa de todos los tiempos en el mundo entero empezaba su andadura. Era el inicio de la chica de la curva, esa joven que aún hoy se aparece en carreteras peligrosas para avisar del riesgo.

Desde aquella primera historia hasta las últimas leyendas que hoy circulan por su principal campo de supervivencia, Internet, hay cientos de ellas, pero todas tienen un mismo nexo: el miedo, porque en realidad de ahí nacen todas.

El secreto de su éxito

"El hombre que tiene miedo sin peligro inventa el peligro". Esta cita de Emile Chartier Alain explica en parte la existencia de las leyendas y da comienzo a la última obra de Alberto Granados, Leyendas urbanas ilustradas (Aguilar).

No es su primer libro sobre el asunto, ya escribió hace unos años el que probablemente sea el más completo tratado de leyendas urbanas en una obra que acaba de salir publicada en edición de bolsillo: Leyendas urbanas: entre la superstición y el miedo (Punto de Lectura).

"Las leyendas siguen funcionando porque a la gente le atrae el miedo". Es por ello que a todos, más o menos crédulos, nos encantan estas historias. Y es por ello también que los jóvenes de hoy siguen disfrutando con las mismas leyendas, aunque la Red haya incorporado a gran velocidad muchas nuevas. "A los quinceañeros sigue encantándoles la de Verónica". Aquella cuyo desenlace pocos han llevado a cabo por ese miedo irracional que fundamenta las leyendas: si te miras al espejo a oscuras con una vela y dices tres veces "Verónica" verás tu propia muerte.

La leyenda se hizo real

Sobre el componente de realidad de las leyendas urbanas, eterna pregunta y tema de debate, Granados lo tiene claro: "Me he encontrado muchas leyendas que luego se han hecho realidad". Así que, aunque sea al revés, la pregunta tiene respuesta. "La última que he comprobado que se ha hecho real es la del ahorcado. El octubre pasado un hombre en Los Ángeles colgaba muerto de su terraza con un tiro en la cabeza, y la gente, igual que en la leyenda del ahorcado, creyó que era un muñeco de Halloween y estuvo colgado un par de días sin que nadie avisara a la Policía".

Espeluznante relato, pero una vez más, cierto. "Y eso por no mencionar la terrible noticia de esos padres que dejaron morir a su hijo real por jugar a un videojuego en el que la meta era cuidar a un bebé virtual". Por desgracia la realidad siempre supera a la ficción. Quizá por ello sigamos inventando, en una suerte de lucha por ganar la batalla.

"La de la pandilla Sangre funcionó muy bien", señala Granados sobre las leyendas urbanas con mejor suerte en Internet, aunque basta darse una vuelta por la Red para comprobar que las clásicas siguen funcionando. De las que tienen que ver con las nuevas tecnologías, las dos más conocidas sean probablemente la que cuenta que hay una web capaz de matar a quien la ve y la del videojuego que causa estrés, insomnio, locura y en algún caso hasta suicidio.



Autora: PAULA ARENAS. 10.03.2010
Fuente: 20minutos.es

Licencia





Los contenidos de esta página están publicados bajo los términos de la licencia Atribución, compartir bajo la misma licencia 2.1 España de Creative Commons, conocida como CC-By-Sa 2.1 España.
El texto legal puedes verlo pinchando aquí
y un resumen en castellano pinchando aquí.


Herramientas personales